Skip to content. | Skip to navigation

Personal tools
Log in
Sections
You are here: Home Volume V May 2006 Feature Article: The "Old Tank" Syndrome

Feature Article: The "Old Tank" Syndrome

By Mike Paletta Posted May 15, 2006 12:00 AM Pomacanthus Publications, Inc.
Now that a tank no longer needs to be broken down and tanks are being maintained for long periods of time a new

El éxito que ha logrado la gente que mantiene acuarios de arrecife en los últimos 10 a 15 años no es nada del otro mundo. En la actualidad es posible mantener en buenas condiciones peces y corales que hace poco eran imposibles de mantener con buena salud. Este proceso requirió que aprendiéramos algunas técnicas que previamente no teníamos ni idea que pudieran existir. Cuando el mantenimiento de un acuario marino comenzó como hobby hace muchos años (antes de que se comprendieran por completo el ciclo del nitrógeno y otros ciclos esenciales) los acuaristas sufrían de algo llamado "síndrome de la pecera nueva". Esto por lo general ocurría cuando se instalaba una nueva pecera y se agregaban unos cuantos peces, y poco después por alguna causa desconocida todos los peces morían. Afortunadamente, una vez que se comprendió perfectamente el ciclo del nitrógeno y que se comenzaron a desarrollar y a utilizar filtros biológicos, este síndrome ya no fue un problema. Ahora que las peceras ya no requieren cambios de agua tan seguidos como antes, y por lo mismo son mantenidas durante largos períodos de tiempo, se está manifestando un nuevo "síndrome" . En la ausencia de una definición exacta, nos referiremos a este síndrome como el "síndrome del acuario viejo". Este síndrome no es tan dramático como el síndrome del tanque nuevo donde todos los peces morían, pero puede ser muy molesto para el propietario del acuario.

August05149.jpg

Con el tiempo, las grandes astas de las Acroporas y de otros corales grandes disminuirán el flujo de agua que circula en el acuario.

La mejor manera de describir este síndrome, es simplemente que el acuario no puede prosperar. Para los que hemos tenido acuarios marinos por un largo período de tiempo, sabemos cuando el acuario está prosperando, o cuando sálo se mantiene por si mismo sin poder desarrollarse, o cuando simplemente falla en prosperar y en mantenerse. Cuando un acuario atraviesa por el síndrome de acuario viejo, éste comienza a decaer. Esta situación por lo general ocurre después de 5 años de haber instalado el acuario, aunque en ciertas ocasiones puede ocurrir antes de cumplido ese tiempo. Este síndrome se da como resultado de varios factores que actúan en conjunto y que causan el deterioro del acuario, a pesar de que existe un factor que es lo suficientemente fuerte como para provocar por si solo el síndrome. En este artículo mencionaré las posibles causas del síndrome del acuario viejo, así como las posibles soluciones, con la esperanza de poder ayudar a aquellos que poseen un acuario con este tipo de síndrome.

Descuido benigno

Actualmente, la más frecuente causa que desencadena la aparición de este síndrome es resultado del buen desempeño de la pecera. Conforme un acuario madura y los peces y corales comienzan a prosperar y a crecer, inician una serie de eventos: Se realizan modificaciones al acuario, en parte por limitaciones en el espacio y por que ya no existe la emoción que provoca el tener un coral o un pez nuevo (hay que admitir que este pasatiempo es muy adictivo y el hecho de agregar nuevos peces al acuario nos mantiene motivados para mantener el acuario en óptimas condiciones). Además, este buen desempeño nos lleva a la creencia de que lo que estamos haciendo está bien, por lo que no tenemos que cambiar o mejorar nuestras técnicas de mantenimiento del acuario, siendo que al acuario por si mismo está cambiando. Un acuario marino no es una entidad estática, sino que es una en constante evolución, por lo que es necesario que evolucionemos junto con el acuario para poder mantenerlo a un nivel óptimo.

August05153.jpg

Las algas crecerán en lugares cercanos a la superficie donde los niveles de nutrientes son altos y donde es muy difícil para los herbívoros alcanzar estas áreas.

August05167.jpg

Una gran cantidad de peces puede llevar a un deterioro más rápido de un tanque viejo.

Esta falta de actualización en el mantenimiento del acuario es la mayor causa por la que el mismo no prospera, ésto es por pereza en cambiar nuestros hábitos de mantenimiento y por sentir que ya somos expertos en como manejar y administrar nuestro acuario. Como resultado, ya no hacemos las cosas tediosas necesarias para mantener el acuario a un nivel óptimo y si las hacemos, ya no las realizamos con la misma frecuencia como cuando el acuario estaba recién instalado. Después de observar cientos de acuarios, se vuelve aparente el hecho de que un acuario que prospera a largo plazo es aquel en el que el propietario es muy meticuloso en el cuidado y manejo del mismo. Ellos no escatiman en recursos o disminuyen la calidad y la frecuencia en el mantenimiento del acuario. Es por esto, que coloqué esta sección en primer lugar, ya que si se presenta alguna de las otras causas desencadentes del síndrome de acuario viejo, no serán causas tan previsibles como lo es el tener el acuario con un buen mantenimiento.

Niveles de nutrientes

Un acuario marino no es sólo una versión pequeña del océano, a pesar de que hay algunos autores que se esfuerzan en convencernos de que así es. Si fuéramos afortunados, tendría algunas de las características que tiene el océano, sin embargo, siempre será muy poco lo que se asemeje al océano verdadero. Una de las características que nunca tendrá un acuario marino, es el tamaño. Este factor provoca que no haya una dilución suficiente, lo cual es esencial para mantener bajos los niveles de sustancias tóxicas. En el mar, una pequeña cantidad de nitratos, fosfatos o incluso metales pesados, no serán dañinos para el ecosistema. Sin embargo, en un acuario marino cerrado, un nivel alto de nutrientes, ya sea dañino o benéfico, tendrá un impacto negativo en el sistema. En un acuario marino cerrado, uno de los factores que conlleva al síndrome de acuario viejo, es que con el tiempo, los nutrientes tienden a acumularse.

Los nutrientes que por lo general tienden a acumularse con el tiempo, son los nitratos y los fosfatos. Los cambios de agua frecuentes, el uso de resinas o el uso de filtros diseñados específicamente para la remoción de estas sustancias, mantendrá niveles bajos de estos componentes. Sin embargo, mientras un acuario se vuelve más añejo y los peces y corales crecen, estos componentes tienden a incrementarse de manera más rápida de lo habitual. A menos que este incremento en los nutrientes se vuelva aparente y que no se tomen medidas para controlarlos, esto se convertirá en un problema serio. El primer signo que indica que el nitrógeno y que los fosfatos se están convirtiendo en un problema, es el crecimiento de algas en el acuario. Las algas pueden crecer sorprendentemente rápido, por lo que un leve crecimiento de éstas sobre las rocas o en el sustrato debe ser un indicador potencial de que los niveles de nutrientes se están elevando en el acuario. A pesar de esto, se debe hacer notar que aunque no haya un crecimiento significativo de algas sobre las rocas o el coral (debido a que este presente un gran número de herbívoros en el acuario), los niveles de nitratos y fosfatos pueden estar elevados. Estos nutrientes tienen otros efectos dañinos sobre el sustrato, ya que además de producir crecimiento de algas, también causan inhibición de la calcificación en los corales, lo cual conlleva a pérdida de tejido del esqueleto del coral. Estos son tan sólo dos problemas que producen el aumento de nitratos y fosfatos en el acuario.

Como ya se mencionó previamente, el no hacer mantenimiento regularmente a un acuario marino es lo que hace que éste no prospere. Lo que no se hace respecto a eso, es una evaluación del agua. La evaluación regular del agua es esencial para mantenerla con una excelente calidad. Cuando comienzan a elevarse los niveles de fosfatos y nitratos se pueden hacer varias cosas. En primer lugar, se deben hacer cambios de agua más frecuentemente. Los cambios de agua deben ser de aproximadamente 25-50% del total del agua de la pecera, ya que un rango menor resultará en una menor dilución y en una menor eliminación de estas sustancias, lo que en ocasiones provoca que el problema quede sin variacones a pesar del cambio de agua o a veces, este problema puede empeorar.

Oct05030.jpg

Con el paso del tiempo, los detritos se pueden acumular en el sustrato si es que no está presente una cantidad adecuada de microfauna, lo que llevará directamente a un problema en el acuario.

Si los cambios masivos de agua no disminuyen la cantidad de nutrientes, entonces se deben tomar otras acciones. Las resinas removedoras de fosfatos a base de hierro se han vuelto artículos muy populares en los últimos años dentro del mercado acuarista por una buena razón. Estos compuestos son excelentes para remover fosfatos y otras sustancias tóxicas del agua en un breve lapso de tiempo. Han demostrado ser inofensivos para los habitantes del acuario, incluso para los peces delicados y para los corales. El único inconveniente que presentan, es el potencial que tienen de unirse al carbonato una vez que se han introducido al agua, y de esta forma, disminuir la dureza del agua del acuario durante un breve período de tiempo con el alto costo que esto conlleva. Es por esto que deben ser introducidos gradualmente y la dureza del agua debe ser medida constantemente durante su introducción. Los niveles de nitratos pueden disminuir de varias formas, que incluyen: adición de refugios que contengan macroalgas, así como filtros de nitratos que contengan bacterias aeróbicas y anaeróbicas. Para acuarios grandes, será necesario un gran refugio que por su tamaño en ocasiones no podrá ser usado. Por otra parte, los filtros que funcionan con bajos niveles de oxígeno pueden ser relativamente pequeños y aun así remover grandes cantidades de nitratos, sin embargo, requieren más atención y causan muchos problemas si es que no se les da el mantenimiento adecuado.

Además de estos nutrientes, existen las materias orgánicas disueltas que pueden ser problemáticas en un acuario viejo. Algunos signos de que esto está ocurriendo, es la presencia de "ciano" roja o negra (cianobacteria) en la roca viva o en el sustrato. Como ya se mencionó, mientras un acuario se vuelve más añejo, y los peces y los corales aumentan de tamaño, incrementa de la misma forma la carga biológica del acuario, lo que provoca un aumento en la producción de estas sustancias. Sumado a esto, los equipos de filtrado como los espumadores de proteínas, con el paso del tiempo disminuirán su eficiencia de filtrado. En la mayoría de los acuarios, el movimiento total del agua disminuirá debido al deterioro de los equipos de filtrado y al crecimiento de los corales, esto también conlleva una acumulación de detritos. Como resultado, estos factores actuando en conjunto llevarán en dirección a una sobrecarga orgánica en el acuario. Incluso si no se observa crecimiento de cianobacteria, un alto nivel de materia orgánica se puede notar mediante la presencia de una coloración amarillenta del agua. El mantener bajos los niveles de residuos orgánicos disueltos requiere varias cosas, además de recambiar el agua del acuario como ya fue discutido. El detrito debe ser eliminado con cada recambio de agua, ya que no se debe permitir que estas sustancias se acumulen en el acuario, esto puede requerir un aumento en el flujo de agua dirigida hacia el fondo del acuario, para permitir que el detrito se dirija hacia la superficie y el filtro los atrape y elimine. También se puede agregar carbón activado cuando el agua se torne amarilla o cuando comience a crecer cianobacteria en el acuario, ya que es muy eficiente en remover las sustancias orgánicas disueltas y en quitar la coloración amarilla del agua, sin embargo su eficiencia disminuye si es que hay grandes cantidades de estos componentes en el agua. Por último, el espumador de proteinas o skimmer debe ser desarmado y limpiado perfectamente para asegurar su funcionalidad a un nivel óptimo.

Elementos traza

Así como un acuario marino hogareño no contiene el volumen suficiente de agua para diluir los elementos dañinos, tampoco contiene el volumen suficiente para suministrar los elementos traza necesarios. Con el paso del tiempo, algunos elementos traza esenciales son consumidos al grado de no estar presentes en ninguna cantidad para que sean consumidos por los corales o por los peces. Es este factor lo que limita el crecimiento y afecta la salud algunos animales. Desafortunadamente es muy difícil medir la cantidad de elementos traza. Pero afortunadamente, estos elementos traza se recuperan con cada cambio de agua, por lo que no es necesario agregarlos de alguna forma. Sin embargo, en algunos acuarios añejos, es necesaria la reposición de una pequeña cantidad de estos elementos en intervalos regulares. Siempre hay que comenzar agregando pequeñas cantidades, por lo general una cantidad menor a la recomendada, para asegurar que el aditivo no provoque daños. Posteriormente se puede agregar hasta llegar a la cantidad deseada lo cual no debe exceder a la cantidad recomendada por el fabricante.

Alimento y alimentación

Sumado a la falta de elementos traza que provocan problemas en el acuario, una alimentación inadecuada e inapropiada de los corales y los peces, puede llevar a un acuario a hacerse viejo mucho más rápido. Así como a ti no te gustaría comer sólo carne o langosta a diario (no importando el buen sabor que ésta tenga) tampoco a los habitantes del acuario les agrada eso. No sólo debemos dar una buena cantidad y calidad de alimentos a los habitantes del acuario, sino también hay que darles una gran variedad de comidas. En el arrecife (de donde provienen la mayoría de los peces que mantenemos en cautiverio) los peces consumen cerca del 60-70% de su dieta en forma de algas, desafortunadamente la mayoría de los alimentos que damos a nuestros peces son 80% proteínas. Esto está bien para un pez león o para una anguila morena, pero para otros peces, con el paso del tiempo esta condición los puede llevar a la desnutrición o a una deficiencia de vitaminas. Como resultado de esto, los peces que mantenemos en cautiverio se deterioraran en un corto período de tiempo. En la actualidad, la mayoría de los peces que mantenemos en cautiverio han sido mantenidos con éxito en sistemas cerrados por más de 20 años. Si queremos que los peces continúen sanos y vivaces por largo tiempo, debemos mejorar las técnicas de alimentación que usamos e incluir los nutrientes que sean acordes a sus necesidades.

aurchin1.jpg

Los herbívoros como los erizos de mar pueden ayudar a mantener en control el crecimiento de las algas, pero pueden enmascarar el aumento de los nutrientes en el agua.

Cualquiera que haya visto un pez alimentado con una cantidad menor de alimento de la que necesita, se dará cuanta que el color del pez no es tan vivo como cuando fue introducido en el acuario. Es por ésta razón que debemos dar a los peces no sólo los alimentos necesarios para mantenerlos saludables, sino también hay que proveerlos con alimentos que realcen su color. Ahora existen alimentos, ya sea congelados, frescos y refirgerados que contienen una alta cantidad de material vegetal y pigmentos esenciales que mantendrán a los peces con sus vivos colores por más tiempo. Si no está a tu alcance este tipo de alimentos, puedes prepararlos en tu casa combinando alimentos disponibles en una pescadería, en recipientes que se encuentran fácilmente en Internet. No sólo es importante alimentar a los peces, sino también el alimentarlos en el momento correcto. La alimentación debe ser dividida en pequeñas porciones, varias veces al día. La boca y el tracto digestivo de algunos peces son muy pequeños. Están diseñados para el consumo constante de pequeñas cantidades, más que para un consumo de una alta cantidad de alimento en una sola comida. Desafortunadamente, el alimentar una sóla vez a los peces con una gran cantidad de alimento es lo que por lo general se hace. Esta metodología debe cambiar para así poder prolongar la salud y el colorido de los peces.

En términos de alimentar a los corales y otros invertebrados, es algo que apenas estamos comprendiendo. La mayoría de nosotros, asume que una buena cantidad de luz sumada a una alimentación adicional, y junto con los desechos de nuestros peces, será suficientes para mantener los requerimientos de los corales. Sin embargo, cuando analizamos la superficie de un coral, se vuelve obvio lo crucial que es el alimentarse, ya que un 60% del cuerpo del coral está diseñado para alimentarse por medio de sus pólipos. Es improbable que tanta superficie del coral sea destinada a tal esfuerzo sino fuera porque la alimentación es esencial para la salud a largo plazo del animal. En términos de un menor mantenimiento al coral (como pasa en el síndrome de acuario viejo) una nutrición inadecuada hacia los invertebrados explicará parcialmente ésto, junto con los factores antes descritos. Cuando un coral es pequeño, es posible que obtenga los nutrientes necesarios de la luz administrada y de los residuos y el alimento que se les da a los peces. De cualquier forma, mientras una colonia crece y se desarrolla, aumenta la competencia por el alimento y el espacio alrededor, es por ésto que las necesidades nutricionales de los invertebrados no se cumplen y no se pueden mantener con buena salud.

August05059.jpg

Los detritos se asientan en cualquier parte incluyendo el motor del filtro, por lo que debe ser limpiado regularmente.

August05128.jpg

Un exceso en el crecimiento de las algas es indicativo de que existe un exceso de nutrientes.

Realicé un experimento el año pasado en mis acuarios añejos (de más de 5 años). En un acuario, los invertebrados son independientes y obtienen su alimento de los residuos que dejan los peces. En otra pecera los invertebrados eran alimentados en intervalos regulares 3 veces por semana con diferentes alimentos. En los primeros 6 meses no hubo diferencia entre en la salud de los corales o en el acuario en general., sin embargo, en los últimos 6 meses noté una diferencia significativa. Los corales que estaban en la pecera donde se les alimentaba regularmente, crecieron más que los que no eran alimentados (se que ésto no es una gran sorpresa). Pero la gran sorpresa es que los corales en este acuario bien alimentado no presentaron daño ni pérdidas, mientras que en el acuario donde no se los alimentaba, varias colonias murieron o perdieron algo de tejido. Después de observar esto, opino que el alimentar a los corales e invertebrados en intervalos regulares evitará que el acuario se vea demacrado.

Plagas

Otra causa que hace que el acuario se vea viejo, es la presencia de plagas problemáticas. Los gusanos planos, aiptasias, pulgas rojas, anémonas majano, estrellas parasitarias y otras plagas, tienden a prosperar en sistemas cerrados donde no existen depredadores. Cuando recién se arma el acuario y con el paso de pocos años, estas plagas se encuentran en un número tan reducido que no representan un problema. Con el tiempo y con recursos alimenticios fijos, estos animales pueden irritar, o incluso matar a varios invertebrados inmóviles. Es por ésta razón que las plagas que se descubran en un acuario reciente, deben ser eliminadas de inmediato o por lo menos ser reducidas a niveles casi indetectables. Hay un gran número de casos en los que por culpa de sobreinfestación por estas plagas, se ha tenido que desmantelar un sistema completo. Estos son casos extremos, sin embargo, pequeñas cantidades de estas pestes pueden provocar daños o enfermedades en un acuario viejo.

Evolución / Competencia

Lo opuesto de tener a un coral en condiciones deficientes en un acuario viejo debido a parásitos, es el tenerlos de esta forma debido a su evolución natural. La evolución es el proceso por el cual una especie de planta o animal es dominante en un sitio en donde antes existían varias especies. El mejor ejemplo de esto, es un bosque de pinos. En este tipo de bosques, sólo los pinos prosperan. Esto se debe a que los pinos por si mismos producen una sustancia en sus espinas que evitan que otras plantas crezcan. Cuando los pinos pierden estas espinas al deshojarse, éstas actúan como herbicidas en el suelo y evitan que crezcan otras plantas por debajo o junto a los pinos.

En un acuario marino, especialmente los que albergan corales blandos como Sarcophyton, Xenia, Sinularia o Cladiella, con el tiempo una de estas especies dominará a las otras. Todos estos corales producen terpenoides o sarcophytenos. Estos químicos actúan de la misma forma que las espinas de los pinos inhibiendo el crecimiento de los animales con los que compiten en el acuario. Esto da como resultado que mientras más añejo se vuelve un acuario, el animal que produce una mayor cantidad de sustancia inhibitoria dominará a los otros. Este mismo fenómeno se observa en arrecifes donde grandes concentraciones de una sola especie de coral blando ocupa áreas específicas del arrecife. Mientras que el tener sólo una especie de coral en el acuario marino es probablemente más representativo y parecido al arrecife natural, a varios aficionados a este hobby no les agrada como se ve, y prefieren la diversidad de especies de coral. De cualquier forma, los corales presentes continuarán secretando terpenoides para poder inhibir el crecimiento de los demás corales. Esta producción de compuestos inhibidores del crecimiento tendrá su efecto con paso del tiempo y dará como resultado corales e invertebrados menos desarrollados de lo esperado.

Hay varias cosas que se pueden hacer para que prevenir que esto ocurra. Primero, los recambios de agua (una vez más), y el uso de carbón, pueden ayudar a diluir la concentración de estas sustancias inhibidoras del crecimiento. Además de esto, se requerirá podar o reducir el tamaño de las grandes colonias de corales blandos. Esto es necesario ya que una gran cantidad de coral blando producirá una gran cantidad de sustancias inhibidoras del crecimiento. De esta forma, para prevenir que una sola especie sea la dominante de un acuario, será necesario "podar" los corales para que todos sean del mismo tamaño y estén equilibrados en cuanto a producción de sustancias tóxicas.

La competencia entre los corales es otro factor que puede hacer que un acuario parezca enfermo. Si dos o más colonias de coral están en constante lucha por el alimento, espacio, nutrición, etc., estas luchas consumen bastante de la energía del animal. Esto da como resultado que los corales pierdan vitalidad. Es por esta razón que es muy importante darle un amplio espacio a los corales cuando son introducidos por primera vez a un acuario nuevo, ya que esto disminuirá la competencia que surge entre ellos. Cuando esto ocurre, se presenta un fenómeno interesante, especialmente con corales duros. Los corales eventualmente crecerán hasta que sus bases casi se toquen mutuamente. Sin embargo, al llegar a este punto, ambos corales delimitan su territorio para que el otro no pueda desarrollarse dentro de su zona. Este comportamiento permite a ambos corales prosperar sin que requieran gastar energía para defenderse o atacar al coral vecino, contrario a lo que ocurre cuando se colocan dos corales juntos.

Baja diversidad en roca viva y lechos de arena

Uno de los grandes atributos que poseen las nuevas rocas vivas es la gran diversidad de vida que contienen. Mísidos, camarones, crustáceos, gusanos, cangrejos y un gran número de invertebrados inmóviles abundan en este sustrato. El sustrato nuevo es colonizado por los animales que habitan en la roca viva, la cual puede albergar a una amplia variedad de diferentes microorganismos. Sin embargo, con el paso del tiempo, la diversidad de vida en la roca tiende a disminuir. Se consume la microfauna, no ocurre la reproducción de algunas especies en sistemas cerrados, el sustrato se atasca de detritos y hace que disminuya la variedad de vida en ella. Esta diversidad de vida no sólo habita en el sustrato y en la roca, también sirve para remover desechos, es consumida por los peces y los corales, mantiene el sustrato oxigenado, etc. Es posible que mientras más disminuya la diversidad de este tipo de vida, más disminuirá la calidad y salud del acuario. Para evitar que esto pase, la roca viva nueva debe estar adecuada y completamente curada y ser introducida poco a poco al acuario. Esto será de ayuda para recuperar la diversidad del sistema y contribuirá a mantener el acuario colorido. El detrito deberá ser removido regularmente del sustrato, no sólo para evitar que sean un nutriente enterrado, sino también para darle más espacio a los habitantes del acuario. Podría ser una buena idea el remover este viejo substrato regularmente y reemplazarlo con sustrato nuevo. En la actualidad es posible agregar microfauna desarrollada comercialmente al sustrato para incrementar su diversidad. Todo esto ayudará al acuario marino a mantener un nivel lo más alto posible de diversidad.

No todos los acuarios marinos añejos tienen que atravesar por el síndrome del acuario viejo. Si el acuario recibe un mantenimiento adecuado tal y como se describió anteriormente, es posible tener un acuario de 10 años tan colorido como si fuera de 2 años solamente. Para los aficionados más serios, un acuario no debe alcanzar su madurez total hasta que hayan pasado por lo menos 2 años. Es desafortunado e innecesario dejar que nuestros acuarios lleguen a un nivel óptimo de funcionamiento en un período corto de tiempo.

Document Actions
blog comments powered by Disqus
ADVANCED AQUARIST